Facebook Twitter Youtube LinkedIn flickr

Educación y transformación social

Por Maria Viñas
Patrón delegado de la Fundación Carta de la Paz dirigida a l’ONU
Barcelona, octubre 2017
Foto: Unicen

Uno de los retos que se nos plantean en las sociedades del siglo xxi es, sin duda, la convivencia y la paz. Esta es una tarea transversal y transdisciplinar, en la que todos debemos implicarnos. Sin duda, este empeño ha de nacer de la creatividad y de la inteligencia colectiva, pues ya no puede sustentarse en ninguna disciplina particular, porque la nueva realidad y los nuevos desafíos obligan a la transdisciplinariedad y a un enfoque holístico de la acción social y educativa.

Una de las carencias más graves de la sociedad civil, es que está estancada en una etapa crítica. Nos movilizamos para la denuncia y la crítica, pero no tanto para la propuesta y el cambio social. No quiero decir con esto que no tengamos que ser críticos y denunciar la injusticia; pero muchas veces criticar y decir lo mal que va todo, se convierte en una excusa para no hacer nada. La crítica y la queja no son un buen motor para la transformación social. Hemos de ser capaces de superar la crítica y transformarla en propuestas constructivas, tal como nos recordaba Alfons Banda en el I Congreso Edificar la Paz en el siglo XXI (Barcelona, 2012), la sociedad civil no estará madura hasta que supere la etapa crítica y pase a una etapa propositiva.

Para avanzar hacia esa madurez de la sociedad civil, una sociedad civil tiene que ser capaz de hacer propuestas concretas para mejorar la convivencia y exigir a las instancias gubernamentales que las apliquen. Para que este salto cualitativo sea posible, las estancias educativas debemos incorporar de manera plena lo «común», lo comunitario en los proyectos educativos desde los primeros ciclos formativos.

Nuestros esfuerzos deben centrarse en lograr una ciudadanía más activa y más activada. Que defienda sus derechos y asuma sus responsabilidades, que interiorice lo comunitario como parte esencial de su configuración como sujeto individual.

Así, uno de los desafíos más importantes de la educación será desarrollar las competencias necesarias para vivir y relacionarse dentro de la comunidad social, de tomar parte, y de participar en la vida social, económica, cultural y política de su entorno. Esto pasa por incorporar aspectos como la participación, el empoderamiento y el desarrollo de capacidades y habilidades ciudadanas. Pues si esperamos a la edad adulta para motivar y capacitar en las competencias ciudadanas y de lo comunitario, ya es tarde.

Para avanzar hacia el desarrollo de sujetos sociales «plenos»: se necesitan ciudadanos y ciudadanas capaces de pensar, sentir, decir y hacer por sí mismos, capaces de transformar su realidad personal. Pero también, hemos de incorporar a la educación el ámbito de lo común, de lo comunitario. El desafío es motivar y capacitar a las nuevas generaciones para incluirse en el tejido social, de sumar sus fuerzas con otras personas, de asociarse libremente, de incorporarse a las organizaciones sociales y ciudadanas.

Para ello, hemos de desarrollar modelos de intervención educativa que –sin olvidar ni desatender el desarrollo de las capacidades personales– refuercen sus capacidades relacionales, organizativas y de acción colectiva sobre el entorno sociocomunitario, para poder reivindicar y poner en pie respuestas propias a sus necesidades.

Publicado en la editorial de la Universitas Albertiana

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *