236 Cena Hora Europea: «Fake news i la Postverdad»

Uno de los retos tecnológicos del siglo XXI es luchar contra las fake news, las noticias falsas, para poder identificarlas, evitar su reproducción y desmentirlas. Algunos autores consideran que es una epidemia que pide encontrar mecanismos para encontrar la verdad.

Fake news es un fenómeno global que desde siempre ha estado presente a través de cualquier medio de comunicación: la prensa escrita, la radio, la televisión. Pero la convergencia digital hace mucho más fácil modificar, tergiversar y retocar fotos, vídeos y audios sin que lo percibamos. Y después, desde el acceso a Internet y desde las redes y diferentes plataformas: Facebook, Twitter… se «viralizan» y se multiplican hasta el infinito. Son las mentiras de siempre en un contexto nuevo a las que fácilmente tenemos acceso haciendo un click.

Sabemos que la función primordial de los medios de comunicación es informar, pero las fake news pretenden todo lo contrario: desinformar desde la manipulación informativa o mediática. Por tanto son noticias, artículos, relatos, mensajes… publicados con la intención de desinformar y engañar. Es decir, confundir al lector o al usuario porque no sabe qué ha de creer ni qué es verdad o mentira.

Estos acontecimientos falsos que leemos como relatos verídicos son una amenaza para la credibilidad y la convivencia. Desde el 2016, a menudo escuchamos la palabra Postverdad que los autores, M. Mercè Conangle y Jaume Soler, del libro Postveritats emocionals describen como «la utilización de medias verdades o silenciar parte de la verdad». Esta manera de presentar los hechos con una metodología concreta e intencionada y con un montaje emocional genera diferentes reacciones y grados de emotividad.

Las redes son un magnífico medio que posibilitan comunicarnos rápidamente y por todo el mundo, pero a la vez son un canal de difusión difícil de controlar. Son los mismos usuarios que han de saber gestionar y dilucidar qué es verdad, qué es mentira y qué son las medias verdades. Todos somos productores de relatos, narraciones y mensajes. Todos tendríamos que ser responsables de la propia difusión, de la capacidad de descubrir la intencionalidad, de contrastar las fuentes y de decidir si aporta algo significativo antes de compartirlo.

En esta Cena hoy nos preguntamos:

¿Cómo se construyen y relatan las medias verdades o las mentiras?

¿Tendríamos que hablar de «narraciones» más que de «verdades»?

¿Cómo conseguir una coherencia de pensamiento y de criterios sin manipular?

¿Cómo gestionar las emociones ante el fenómeno de la Postverdad?

¿Cuál es el sentido ético que hay que aplicar?

Imprimir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.